A la calle con todo y maletas

Jueves, 25 Septiembre   

Todo parece indicar que el matrimonio de Britney Spears y Kevin Federline ya llegó a su fin, pues la princesa del pop no soportó más y corrió de su casa en Malibú al padre de su hijo, Sean Preston de un mes de nacido, ya que dice estar cansada de que él no se ocupe del bebé como debe y sólo se la pase de fiesta en fiesta.

Pero no sólo eso, ya que la rubia también pidió ayuda legal para interponer la demanda de divorcio lo antes posible. Mientras esto sucede para Britney es importante bajar todos los kilos que subió con el embarazo y retomar su carrera de cantante.